Entre la novela y el medio de comunicación

Entre la novela y el medio de comunicación

La última jornada cierra el Congreso hablando de la relación entre el patrimonio, la literatura y los medios de comunicación

En la primera mesa se abordó la relación transversal entre la historia, el patrimonio y la literatura. La conversación estuvo moderada por la doctora en Biología de la Universidad de La Laguna y directora del Museo de la Naturaleza y la Arqueología de Tenerife, María Fátima Hernández Martín. La novela se presenta como un vehículo divulgativo de gran importancia que permite utilizar nuevas narrativas y recursos que no es posible emplear en ensayos o libros históricos. 

En la mesa estuvieron presentes la periodista y autora de ‘Búscame donde nacen los dragos’ Emma Lira, el escritor y autor de ‘El fuego de bronce’, Jesús Villanueva Jiménez y la ganadora del Premio de Narrativa Torrente Ballester 2017 y autora de ‘El ángulo de la bruma’, Fátima Martín Rodríguez. 

Los expertos hablaron sobre sus metodologías creativas e investigadoras, además de la importancia de la literatura en la difusión del patrimonio

Durante el coloquio no solo se abordó la potencialidad de la novela histórica como herramienta difusora de conocimiento, sino que se explicó la propia metodología creativa e investigadora. “El tiempo es un bien muy preciado, yo pongo mis horarios”, indicó la periodista Emma Lira. El escritor Jesús Villanueva también recalcó el profundo trabajo que requiere la novela histórica: “Yo me siento a escribir, pero no sé cuándo termino”. 

Del mismo modo, la novela histórica, como género propio, también tiene su propio ecosistema de narrativas y registros. Al igual que cualquier otro novelista, el histórico puede permitirse ciertas “licencias” que enriquezcan el hecho histórico, como especificó Villanueva. 

La segunda mesa redonda afrontó las peculiaridades que existen entre la cuestión patrimonial y su tratamiento mediático. En ella intervinieron el doctor en Historia y Periodismo de la Universidad de La Laguna, Julio Antonio Yanes Mesa, la periodista Natalia Torres y, de nuevo, Jesús Villanueva Jiménez. El coloquio fue moderado por la doctora de Comunicación Social de la ULL, Patricia Delponti Macchione.

Los medios de comunicación juegan un papel elemental en las tareas de difusión y concienciación. Sin embargo, Villanueva comentó que su conservación y difusión depende por igual de las instituciones y la ciudadanía. Es esencial darles difusión para generar conocimiento y conciencia, de lo contrario, conservarlos es imposible. En Canarias, el tratamiento informativo que recibe el patrimonio cultural tiene ciertos déficits debido a las circunstancias históricas de un país que sufrió cierto tardío socioeconómico a raíz de la dictadura. Esto no solo afecta a los medios de comunicación, sino que incluye a actores sociales como investigadores e instituciones que deben tener un papel activo en su difusión y conservación.

Natalia Torres enfatizó la dinámica interna de los medios y su relación con la agenda de la actualidad: “Se habla de patrimonio en los medios, pero por la dictadura de la actualidad solo se habla de la parte negativa”. Esta tesitura en la que se genera grandes cantidades de información constantemente hace que no se pueda prestar atención a otras facetas del patrimonio mucho más fructíferas y con impacto divulgativo positivo.

Julio Yanes habló de la forma en que la estructura de un país, su cultura y hábitos influyen sobre la forma en que funcionan los medios de comunicación. “Es muy difícil cambiar eso”, indicó el doctor de Periodismo e Historia de la ULL haciendo referencia al funcionamiento de los medios de comunicación y las dinámicas sociales. Villanueva también mencionó que «hoy no se apoya la cultura», con su consecuente efecto sobre el imaginario colectivo en su conocimiento acerca del patrimonio.

El I Congreso de Historia y Patrimonio de Santa Cruz fue clausurado por la concejal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento, Yolanda Moliné. En su discurso de cierre agradeció a todas las personas que han acudido, a los ponentes y equipo organizador del evento, recordando una máxima que se ha repetido a lo largo del Congreso: «Quien no conoce su patrimonio no puede quererlo o protegerlo».

El patrimonio supone una oportunidad de conocer el pasado y descubrir las ligaduras con el presente. En palabras de Beatriz Sanjuán, del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, «frente al distanciamiento espacial y temporal que sufre el hombre moderno, el patrimonio cultural se proyecta como amarre». El patrimonio une a la ciudadanía creando símbolos comunes, por ello se debe cuidar y comprender para darle dimensión a su valor histórico, arquitectónico, literario y humano.