Conservar, divulgar y poner en valor

Conservar, divulgar y poner en valor

La primera jornada del Congreso transcurre abordando la necesidad de revalorizar en nuestro momento histórico el patrimonio

A lo largo de la primera mañana del I Congreso de Historia y Patrimonio de Santa Cruz se abordó mediante el trabajo de varios expertos en la disciplina la cuestión del patrimonio cultural en el presente y su puesta en valor. El conjunto de elementos que recoge el patrimonio va desde las cuestiones lingüísticas a la propia arquitectura, todas ellas terminan por conformar una identidad en la que se asienta la ciudadanía. 

Juan Antonio Mira Rico, doctor en Historia y técnico en patrimonio y cultura en el Ayuntamiento de Castalla (Alicante), destacó de manera decisiva el papel que juega una correcta gestión tanto de los recursos como de los elementos patrimoniales existentes. El patrimonio por sí solo no se conserva o se da a conocer, por ello, la ciudadanía debe tomar conciencia de la existencia de estos. 

Por su parte, Belén Rodríguez Nuere, arqueóloga y coordinadora del Plan Nacional de Arquitectura Defensiva, prestó énfasis a esta línea de actuación. Desde una perspectiva histórica, se puede entender que, con el paso del tiempo “se empezó a despreciar lo de siempre, en busca de la modernidad”, comentó. El trascurso histórico es un problema si no se acompaña de un trabajo activo para recuperar el pasado. 

Nuere prestó especial atención a la cuestión divulgativa: “No podemos proteger lo que no conocemos”. La ciudadanía debe desnaturalizar lo cotidiano y recordar su valor histórico, para salvaguardarlo de posibles riesgos, como la corrosión del tiempo o el turismo invasivo que no establece medidas correctas de conservación. 

Pablo Schnell, arqueólogo y miembro del ICOFORT, continúa enriqueciendo esa misma línea y añadiendo una noción clave, la de la ‘ciencia ciudadana’. Son las personas las que dicen qué tiene valor histórico y es la ciudadanía la que con sus ideas y puesta en común es capaz de aportar nuevas y mejores soluciones para los problemas del presente.

Posteriormente, José Antonio Martínez López, doctor y arqueólogo, presentó el caso particular de Cartagena con el modelo de gestión de su patrimonio. Después de investigar los casos particulares de cada área y sus elementos, se diseñaron planes de gestión elaborados por equipos multidisciplinares con los que darle nuevas vidas al patrimonio, al mismo tiempo que se mantiene vital su historia y generan múltiples riquezas en su entorno, como empleo o nuevos negocios.

Las siguientes dos ponencias se afincan en Tenerife y su propia historia y patrimonio. Carlos Hernández Bento, historiador del arte y jefe del archivo municipal de Santa Cruz, explicó en profundidad la historia y simbología del escudo de la ciudad. Por su parte, Miguel Ángel Noriega Agüero, geógrafo y experto en ordenación del territorio y medio ambiente, se embulle en las fortificaciones de Santa Cruz de Tenerife, desde la Casa de la Pólvora al Castillo Negro. 

A lo largo de la tarde se continuó con con las ponencias de Emilio Abad Ripoll sobre el patrimonio militar y Artemi Alejandro Medina y José Luis Dolera sobre la Batería de San Francisco. La jornada terminó con una mesa coloquio moderada por Diria Luz Morales Casañas en la que se habló de la naturaleza y gestión de las baterías de costa.